La quinoa

La quínoa o quinua

Quinoa

La quinoa (chenopodium quinoa) conocida como el “cereal madre” en la lengua quechua, fue el alimento básico de los Aztecas, Mayas e Incas, durante siglos. Algunos hallazgos indican que su cultivo data de 5000 a.C.

La quínoa era considerada por el imperio inca como un alimento sagrado, siendo empleada además para usos diversos como alimento, jabón (gracias a la saponina) y medicina, de acuerdo a algunos cronistas.

Con la quínoa se preparaban harinas de galletas, mazamorras etc.

Ha sido un alimento base en países sudamericanos (Perú, Bolivia, Ecuador, Chile y Argentina).

Hoy se la considera uno de los mejores alimentos para los viajes espaciales.

Investigadores de la NASA consideran a la Quinua como un alimento excepcionalmente completo y equilibrado, muy útil para ser utilizado por los astronautas.

Existen diferentes variedades de quinoa que varían en los tamaños (grandes, medianos y pequeños) y colores del grano (blanco, café, amarillo, gris, rosado, rojo y negro).

Es un grano blando, muy digestivo, de rápida cocción y apreciable sabor.

Además, es muy fácil de usar y se comercializa en varias formas: grano, copos, harina, pasta, panes galletas y bebidas.

Valor nutritivo y propiedades de la quinoa

Valor nutricional de la quinoa

Desde el punto de vista nutricional, es uno de los alimentos más competo y equilibrado que existen.

La quinua es una fuente vegetal de proteínas, no tanto debido a su cantidad sino a su calidad, lo cual le otorga un alto valor biológico.

Es el cereal de mayor y más completa composición en aminoácidos que

existen sobre el planeta, su proteína contiene todos los aminoácidos

esenciales.

De uno de ellos, la lisina, que es de vital importancia para el desarrollo de las células del cerebro, los procesos de aprendizaje, memorización y

raciocinio, así como para el crecimiento físico, tiene 1,4 veces

más que la soja, 5 veces más que el maíz, 20 más que el trigo y 14 más

que la misma leche. Este aminoácido es uno de los aminoácidos esenciales

más escasos en los alimentos de origen vegetal.

La quínoa contiene un porcentaje relativamente alto de minerales, entre los que destacan el potasio y el fósforo.

Hoy día sigue manteniendo su prestigio en parte porque gracias a los análisis, se ha podido confirmar el valor real de la quínoa y su alta capacidad nutritiva en comparación con otros cereales como el trigo, cebada, arroz, maíz. Además es rica en vitaminas especialmente A, C, D, B1, B2, B6, ácido fólico (otra vitamina

del grupo B), niacina y vitamina E.

La quinoa no tiene colesterol ni gluten: una gran ventaja porque el gluten está presente en los demás cereales e impide que las personas alérgicas a esta sustancia puedan ingerirlos.

El contenido nutritivo de la quínoa y su gran digestibilidad , lo convierte en

un alimento óptimo tanto para niños, jóvenes, adultos y ancianos, deportistas y/o intelectuales. Para toda persona que desee proteínas de alta calidad. Sustituye COMPLETAMENTE a las proteínas de origen animal con la ventaja de ser nutrientes libres de grasas, colesterol, ácido úrico y toxinas propias de los alimentos de este origen.

La Quinoa supera en cantidad y calidad a los aminoácidos que proveen los más destacados productos de origen animal (como la leche, la carne y los huevos).

La Quínoa es reconocida mundialmente por sus excelentes cualidades alimenticias. Ha sido denominada como el alimento más completo que posee la humanidad.

Se puede utilizar como acompañamiento de platos con verduras o en ensaladas.

Lavado y desaponificación

El contenido en saponinas de los granos de quínoa es el causante de su

original sabor amargo y de su uso como jabón. Es necesario eliminar las

saponinas para poder consumirlo.

Los métodos de eliminación pueden ser manuales (fricción con las manos y agua) o industriales (escarificación – lavado en seco – y método combinado – lavado en seco y húmedo).

Otro método que mejora su sabor consiste en tostar la quínoa en una

sartén con aceite removiendo constantemente y una vez dorada,

cocerla como se indicado anteriormente. De este modo adquirirá un sabor que recuerda al de las nueces.

Tiempo de cocción de la quínoa

Se cocina igual que el arroz, es decir, tres medidas de agua por una de

quínoa, sin olvidar que hay que lavarla bien con agua antes de cocerla, con el

fin de eliminar la saponina que es incomestible. Lo mejor es poner el agua sola a hervir y cuando arranca el hervor, añadir la quínoa, bajar el fuego al mínimo y tapar la cacerola, dejando transcurrir un tiempo de entre 12 y 15 minutos. Es preferible añadir la sal cuando ya está acabada la cocción.

Para probar este superalimento os dejamos una receta de quinoa con shiitake del libro “Mis recetas anticáncer” de la Doctora Odile Fernández

 http://www.misrecetasanticancer.com/2011/05/quinoa-con-ajetes-y-shiitake.html

 Si no encontráis o no os gustan los espárragos podéis sustituirlos por alcachofas, que combina su sabor perfectamente con el de la quinoa.

 Podéis encontrar diferentes variedades de quinoa (blanca, roja, negra, en puré, inflada,tortitas, bebida,…) Visita nuestra sección de legumbres y cereales

 http://www.espliegoecologicos.com/144-legumbres-y-cereales