Como hacer de tu hijo o hija un buen comedor

Una de  las ocupaciones y preocupaciones  de los padres es velar por la alimentación de sus hijos, que tengan una dieta saludable, equilibrada y  que adquieran buenos hábitos alimenticios, hábitos  que les servirán durante toda la vida para crecer y desarrollarse de forma adecuada.

¿Pero qué ocurre cuando ese hijo es mal comedor?, cuando la hora de la comida  se convierte en un campo de batalla.

Ese momento  puede repetir de  tres a cinco veces al día y  llega a ser muy estresante y tedioso tanto para los padres como para los niños.

Yo fui una muy mala comedora, y debo reconocer la paciencia y empeño de mi madre a la cual le estoy eternamente agradecida por no darme por perdida.

Aún recuerdo de niña cuando mi hermano y yo volvíamos del colegio y entrabamos a la cocina, allí estaba mi madre, con todo su amor y dedicación, había pasado parte de su tiempo preparando la comida, platos que ahora mismo saboreo con verdadero placer cada vez que vuelvo a casa, pero en ese momento, mi expresión era “Arg!! Qué asco ” fuese lo que fuese en cambio mi hermano era todo ” mama que bueno ” y le regalaba un fuerte beso.

 Misma casa, misma madre, misma educación…

16599076_sLos motivos por los que un niño es mal comedor, o por los que pasa de comer bien a comer mal son muy diversos, desde querer llamar la atención hasta que haya algunos los alimentos realmente no le gusten.

Lo que si es cierto es que casi el 90% de los niños pasa alguna etapa más o menos larga de “mal comedor”.

 En esta ocasión me gustaría compartir con vosotros sugerencias  y  consejos que he ido recopilado de acá y de allá para ayudaos a mejorar esa hora de la comida con vuestros hijos y de paso si me lo permitís, rendirle un homenaje a mi querida madre, Mama Gracias!!!

  1. Aprovechar el hambre

Cuando los niños tienen hambre, es mucho más probable que coman todo lo que se les ofrezca, ese es el momento ideal para ponerles ese alimento al que no esta tan acostumbrado o no le gusta tanto.

  1. Pruebas constantes de nuevos alimentos

Para que un niño acepte un alimento nuevo es necesario que lo pruebe numerosas ocasiones, en diferentes días y servido de formas diferentes.

Las preferencias alimenticias de los niños están  ligadas al número de veces que se les expone a ellos, así como a la persistencia por parte de los padres a presentar la comida que los niños rechazan.

Es posible que sea necesario poner de 10 a 15 veces un alimento diferente antes de que se acostumbre a comerlo o que llegue, incluso, a probarlo.

  1. Juntos de compras y en la cocina

Haz que los niños sean parte activa durante  la compra, enséñales  escoger la fruta y la verdura, muéstrales los distintos tipos de alimentos que puede encontrar.

En la cocina, pueden realizar tareas fáciles y sin riesgo como preparar la ensalada, hacer alguna masa,  etc.

  1. Fomentar la elección

Para la comida o cena, es muy importante   preguntar al niño cuál de las dos opciones de verduras prefiere. Con ello se logra que el niño sienta que su opinión cuenta y se crean los buenos hábitos.

  1. Evitar caer en la rutina con los menús

Hay rutinas positivas a la hora de la comida como son, establecer horarios fijos de comida, comer sin televisión y sin estímulos tipo juguetes, pero hay otras rutinas  como la repetición constante de platos y menús, que no son tan positivas, pueden  aburrir e incluso generar rechazo.

Si a un niño no le gustan las lentejas y nos empeñamos en ponerle todas la semanas y  cocinadas siempre de la misma forma, posiblemente logremos que las aborrezca, en cambio si pasamos a guisarlas de otra forma o acompañadas de otros ingredientes, tenemos muchas más posibilidades de conseguir despertar su interés por probarlas.

  1. Enséñales a valorar la comida.

Comprender y valorar qué y cómo se come es un paso básico para que el niño aprenda a alimentarse bien.

Eso lo podemos conseguir a través de cuentos, ilustraciones, películas, visitas a entornos rurales, descubrir de donde provienen los alimentos y ver como se cultivan es una de las experiencias más sorprendentes para los niños, además de una bonita actividad para realizar en familia.

  1. Que pasen desapercibidos o combinarlos

Una buena manera de hacer que los niños coman alimentos que les hace demasiada gracia es hacer que  pasen desapercibidos, por ejemplo  mézclalos con tomate, rebózalos  o combínalos con alimentos que si les gusten

  1. Que la comida sea atractiva y divertida

Los niños generalmente prefieren  porciones más pequeñas de  alimentos, no llenes demasiado su plato, e intenta servirlo de forma atractiva, juega con los colores de los alimentos, es mucho más atractivo un plato con verde (guisantes), amarillo (maíz) y rojo (Tomate cherry) que un plato mono color.

 

  1. Comida basura saludable

Comidas como hamburguesas, pizzas, pan pita o tortitas mexicanas son soportes muy interesantes y atractivos para incluir ingredientes que de otra manera sería más difícil que los niños probasen, además que puedes hacerlos muy muy saludables.

  1. Comienza tal como te gustaría que continúe

Inicia a tu bebé en la comida sólida con alimentos frescos en lugar de tarros de comida procesada, su paladar se acostumbrara  al sabor de los alimentos frescos y variados desde el principio.

 

  1. Comer juntos

Comer con toda la familia, siempre que sea posible, puede hacer que tu hijo cambie su actitud. Quitar el foco de atención sobre la comida del niño y mantener una conversación familiar puede ser muy útil. Así como que el niño vea al resto de la familia comer  todo tipo de alimentos, los niños aprenden por imitación. Difícilmente tu niño comerá fruta si en casa nadie la come ten a la mano un frutero con fruta apetitosa y de temporada.

 

  1. Meriendas y desayunos saludables

Tanto el desayuno como la merienda son dos momentos del día que no deben descuidarse. El desayuno va a ser la primera comida del día,  le va a aportar la energía para afrontar el cole y las actividades de la mañana , un desayuno compuesto de fruta, cereales o tostada  y yogurt o alguna bebida vegetal como la de almendra con cacao hará que no decaigan sus energías.

La merienda es otro momento importante, llegan hambrientos del colegio, aprovecha para incorporar la fruta, un plato de macedonia de frutas, unas brochetas de fresas con un poco de chocolate fundido por encima.

Recuperemos los bocadillos que comíamos de niños y sobre todo desterrar los bollos industriales y snacks

Por último y seguramente lo más complicado cuando ya lo has intentado todo, sé positivo e intenta no alterarte.

Procura  no hacer patente tu frustración y valora cualquier buen comportamiento y avance de tu hijo en la mesa, y sobre todo no reacciones a sus rabietas, eso hará que el niño entienda que el chantaje no es válido.

Setas de patata sobre campo de guisantes

 Setas de patata

INGREDIENTES

Patatas, 2 Tomates, Mayonesa, Agua, Sal, 1 bote Guisantes cocidos

 

 

ELABORACION

  1. En una olla con agua y un poco de sal, cuece las patatas con piel hasta que estén blandas. Escúrrelas y deja que se enfríen.
  2. Pela las patatas y córtales un poco la base, para que puedan mantenerse en pie, en vertical sobre un plato.
  3. Lava los tomates. Córtalos por la mitad y vacíales un poco la pulpa. Colócalos boca abajo encima de las patatas, y decóralos con gotitas de mayonesa.
  4. Pon los guisantes alrededor de las patatas, simulando que son la hierba donde están las setas.

 

Marta Lucas Pérez

Técnico Superior en Dietética