Bicarbonato, un amigo indispensable en tu cocina

Maria Carrasco, fundadora de Espliego, naturista y conocedora incansable de la medicina natural y la alimentación saludable, nos presenta el bicarbonato, un viejo conocido del que, sin embargo, desconocemos el gran abanico de propiedades y aplicaciones a nivel de salud e higiene personal que tiene.

El bicarbonato de sodio es sobradamente conocido por la mayoría de las personas, sobre todo para tratar la acidez de estómago.

Aquí vamos a hablar de algunas de las múltiples cualidades del bicarbonato. Una sustancia humilde y barata, al alcance de todos.

23474104_s

En esta época de frío podemos protegernos de catarros y de la gripe, simplemente tomando de forma preventiva un vaso de agua templada, con el zumo de un limón y media cucharadita de postre de bicarbonato. El mejor momento para tomarlo es en ayunas o por la noche al ir a la cama. Siempre con el estómago vacío y dejando un tiempo antes de comer algo.

Si nos acostumbramos a tomarlo de manera habitual, especialmente cuando nos hemos pasado con la comida o con el dulce, notaremos los beneficios que aporta a nuestro organismo. Ya que regula nuestro Ph, que se puede ver alterado  por comidas fuertes o excesivas y también por el consumo de azúcares.

Un baño a la semana con 10 cucharadas soperas de bicarbonato, también contribuye a reducir los ácidos de la piel y de la sangre. No hay que aclararse después del baño.

Tomarlo de la forma indicada ayuda también en caso de infección urinaria.

El bicarbonato también es útil en la higiene y en la limpieza del hogar. Las personas con alergia a los químicos (Sensibilidad Química Múltiple), algo cada vez más frecuente en nuestro tiempo, pueden limpiar toda la casa con un limpiador en el que mezclaremos 1l de agua, una cucharada de bicarbonato y 50 ml de vinagre. También se puede añadir a esta mezcla algo de jabón natural en escamas o una pequeña cantidad de un limpiador ecológico.

Una fórmula para cuidar la salud capilar es cambiar el champú por una mezcla de bicarbonato, limón y una pizca de champú ecológico.