Alimentos ecológicos

ALIMENTOS ECOLÓGICOS

Agricultura ecológica

La Agricultura Ecológica es un sistema de producción basado en la utilización óptima de los recursos naturales, sin emplear productos químicos de síntesis, ni organismos genéticamente modificados (OGMs), logrando de esta forma obtener alimentos de máxima calidad para hoy y para mañana, a la vez que se conserva la fertilidad de la tierra mediante el desarrollo agrario perdurable. Su finalidad es obtener, para todos, alimentos sanos, en su punto de madurez, con todo el sabor, aroma, textura, así como con la vitalidad y todas las ventajas de los alimentos saludables.

Los alimentos ecológicos son productos agroalimentarios, vegetales y animales, frescos o transformados. Están controlados durante todo el ciclo de producción, elaboración y envasado, en cumplimiento de la normativa europea.
Para ello, se utilizan técnicas como el abonado orgánico (que contribuye a mantener la estructura del suelo y a mejorar su fertilidad utilizando productos biodegradables naturales) o la rotación de cultivos que rompe los ciclos biológicos de las plagas, entre otros.
Pero la agricultura ecológica no es solo una actividad económica, persigue, además, establecer una relación óptima entre la tierra, los animales y las plantas, conservar los nutrientes naturales y los flujos de energía y potenciar la diversidad biológica, conservando los recursos naturales y los ecosistemas para las generaciones futuras.
La Agricultura ecológica es una actividad regulada desde 1989 en el estado español, siendo las Comunidades Autónomas quienes ostentan las competencias en materia de regulación y certificación de productos ecológicos.
El sello, que acompaña a todos los productos ecológicos, nos garantiza que dicho producto responde a la calidad de los productos ecológicos y cumple con la normativa establecida por la CEE para dicho producto.
Algunos de los sellos de certificación de los productos ecológicos:

Andalucía

Comunidad ValencianaCataluñaMurciaCataluña

FRanciaAlemaniaEuropeo

CosméticaEcocertCosmética 2

Algunos aspectos sobre la agricultura ecológica
No es algo nuevo, es más bien una vuelta hacia lo tradicional, en un momento en que la agricultura y la ganadería pierden gran parte de sus principios en pro de la industrialización del sector y la intensificación de la producción, que ha dado lugar a la proliferación del uso de los transgénicos en la agricultura y la ganadería.

El periodo de conversión de una finca supone el plazo de tiempo que debe transcurrir desde que el agricultor se da de alta en un organismo de control autorizado, hasta que puede vender sus productos como ecológicos. Empieza a contar desde el momento de la inscripción en el organismo de control y viene establecido conforme Reglamento de aplicación.
Este plazo temporal garantiza al consumidor la ausencia de residuos de productos químicos de síntesis en los alimentos (estamos hablando aquí de ausencia de utilización d eproductos químicos tanto en la finca del titular como en las fincas adyacentes que puedan liberar productos tóxicos a través de la tierra, el agua, el aire,..)
El periodo de conversión será de, al menos dos años antes de la siembra o, en el caso de las praderas o los forrajes perennes, de al menos dos años antes de su explotación como piensos procedentes de la agricultura ecológica, o en el caso de los cultivos perennes distintos de los forrajes, de al menos tres años antes de la primera cosecha de los productos ecológicos.
La conversión a cultivo ecológico es un proceso dinámico y progresivo durante el cual el agroecosistema se ajusta a un nuevo balance en sus componentes, bajo un nuevo marco de relaciones ambientales, económicas y sociales. Se trata de un periodo de adaptación del método de producción convencional al ecológico. Durante este “proceso de transición” se adoptan las técnicas de manejo acordes con los principios del método de producción ecológico. Igualmente es un periodo de adaptación del agricultor a este modelo de entender la agricultura.

TRANSGÉNICOS. (OMG)
Los organismos modificados genéticamente (OMG) se obtienen mediante la ingeniería genética, que permite crear plantas, animales y microorganismos manipulando sus genes.
Además de intentar introducir nuevas características en cultivos como la resistencia a insectos plaga y/o la tolerancia a un herbicida determinado.
Sin embargo diversos sectores críticos científicos, sociales y ciudadanos afirma que los conocimientos científicos actuales no son suficientes para predecir con exactitud todas las consecuencias de la manipulación del nuevo organismo en el que se han introducido genes extraños (frecuentemente desregulados en su nuevo entorno), ni su evolución e interacción con otros seres vivos una vez liberado un OMG al medio ambiente.
Según la propia Comisión Europea, “el proceso de creación de organismos modificados
genéticamente está rodeado de incertidumbres, que pueden dar lugar a multitud de efectos imprevistos”.
Tras más de 10 años de utilización de OGMs no se han cumplido los grandes propósitos con los que se introdujeron en el mercado.
Con respecto a la utilización de pesticidas y productos químicos las mutaciones de los arbustos herbicidas y la aparición de insectos y plagas resistentes han dado lugar en muchas ocasiones a la necesidad de introducir pesticidas más potentes y, por consiguiente, perjudiciales para la salud y el medio ambiente.
Numerosos estudios han demostrado que tampoco se produce un mejor aprovechamiento de los recursos en la producción de los OMGs,por lo que la productividad no es mayor que la de la producción tradicional.
Algo que prometían con el uso de los OMGs es la ausencia de impacto ambiental y sin embargo se han constatado numerosos efectos perniciosos como contaminación de especies silvestres emparentadas, reducción de la biodiversidad, contaminación química del suelo y de los acuíferos. Se ha demostrado claramente que no es posible la coexistencia entre cultivos MG y ecológicos o convencionales
Con respecto a la mejora en la cantidad y calidad de los alimentos la producción con transgénicos ha provocado grandes incertidumbres sobre la inocuidad de los productos que contienen, sobre todo a medio y largo plazo.
Otro aspecto de la realidad de la agricultura que los transgénicos anunciaban que iban a corregir era la pobreza y el hambre en el mundo, es decir, estaban llamados a favorecer un reparto de la tierra y de las riquezas de la misma. Sin embargo dado el control de la industria de los OMGs en manos de unas pocas grandes corporaciones son éstas quienes están enriqueciéndose cada vez más con este tipo de agricultura.
La utilización de la ingeniería genética en la agricultura no hace más que exacerbar los efectos perniciosos de una producción industrializada e insostenible, que no favorece a los pequeños agricultores, ni respeta el medio ambiente ni reparte equitativamente las riquezas.

10 Razones para consumir alimentos ecológicos
• Calidad: Respetan los ciclos naturales de producción, favoreciendo la concentración de azúcares, ácidos, vitaminas y minerales que requiere un alimento para cumplir con todos los parámetros de sabor, olor, color, etc.
• Salud: Se trata de alimentos libres de residuos tóxicos (carentes de antibióticos, plaguicidas, aditivos y OGMs), lo que supone también un beneficio para la salud de los productores/as, al disminuir los riesgos derivados de la exposición a estas sustancias.
• Desarrollo Rural: Aportan calidad de vida a los agricultores y agricultoras gracias a sus beneficios socioeconómicos. Además, despiertan interés en los jóvenes favoreciendo el relevo generacional.
• Cambio Climático: Su producción potencia el uso responsable de la energía, contribuyendo a disminuir las emisiones de CO2 y fomentando el secuestro de carbono en suelo y vegetación.
• Medio Ambiente: Proceden de un método de producción respetuoso con el entorno que evita la contaminación de la tierra, el agua y el aire.
• Biodiversidad: Conservan los hábitats y contribuyen a su protección, favoreciendo el desarrollo de las distintas especies, muchas de ellas hoy en día amenazadas.
• Variedades Locales y Razas Animales Autóctonas: Promueven el empleo de razas animales y variedades vegetales adaptadas a las condiciones de cada zona particular.
• Bienestar Animal: Su producción permite que los animales crezcan a su ritmo natural y en condiciones adecuadas de espacio y alimentación.
• Desarrollo e Igualdad: Apoyan el comercio justo y aportan autosuficiencia a los países en vías de desarrollo, impulsando su progreso.
• Un Modelo Sostenible, una Alternativa, una Solución: Frente a un modelo intensivo que agota los recursos, la producción ecológica los utiliza de forma óptima, manteniendo el equilibrio natural y asegurando un futuro

 

Conoce nuestra gran variedad de productos ecológicos

www.espliegoecologicos.com

 

Fuentes:
• Ecovalia
• FAO
• Declaración de personalidades y organizaciones de la sociedad civil sobre las aplicaciones de la biotecnología en la modificación genética de plantas, ante la amenaza que representan para la agricultura y la sostenibilidad
• CAAE entidad certificadora española
• Asesoramiento en producción ecológica. Consergería de agricultura y pesca. Junta de Andalucía